Una alergia es una reacción exagerada del sistema inmune de una persona a algo que generalmente es inofensivo para otras personas.

Las sustancias comunes que se sabe que pueden causar reacciones alérgicas son proteínas o sustancias químicas tales como polen, ácaros del polvo, esporas de moho, caspa de mascotas, picaduras de insectos, medicamentos, conservantes y fragancias, y algunos alimentos como por ejemplo , los cacahuetes, los huevos y la leche.

Todavía no se comprende del todo por qué algunas sustancias desencadenan alergias y otras no, ni por qué solo algunas personas desarrollan una reacción alérgica después de la exposición a ciertos alérgenos. En general, las alergias pueden causar diversas reacciones, como secreción nasal, estornudos, picazón, erupciones cutáneas, hinchazón o asma. Se estima que una de cada cuatro personas experimentará una alergia en algún momento de su vida.

Rara vez se ha encontrado que las sustancias de los detergentes y productos de limpieza causen una reacción alérgica. Ciertas personas sensibles pueden desarrollar ocasionalmente una erupción cutánea conocida como «dermatitis de contacto» incluso debido al uso normal de productos detergentes. Sin embargo, solo el 10 % de todas las reacciones cutáneas son causadas por alergias.  

Si sospecha que tiene una alergia en la piel causada por detergentes o productos de mantenimiento, siga estos pasos: 

  1. Si tiene problemas de salud que cree que pueden ser causados por una posible reacción alérgica a algo: Visite a su médico.
  2. Cuando visite a su médico, haga una lista de todos los productos que ha usado en las semanas anteriores, llevando el envase cuando sea posible. A veces, los tejidos o las joyas que ha usado también pueden ser de interés para su médico. Tome también nota de cualquier cambio que haya realizado en el estilo de vida y en la dieta. 
  3. El médico lo derivará a un dermatólogo si es necesario. Lleve consigo la lista de productos y cualquier envase que tenga para que lo vea el dermatólogo. El dermatólogo realizará una prueba con un parche para determinar a qué sustancias puede ser alérgico.
  4. Si se le diagnostica una alergia, el dermatólogo le proporcionará información sobre a qué sustancia es alérgico, consejos sobre cómo evitar la(s) sustancia(s) y le asignará el tratamiento necesario para solucionar la reacción en la piel o de cualquier otro tipo.
  5. Asegúrese de conocer los nombres químicos de las sustancias del detergente y los productos de limpieza consultando la etiqueta y revisando la página web de la marca del producto, que proporciona información sobre dichos ingredientes. 
  6. Para evitar una reaparición de la alergia, debe evitar exponerse nuevamente a este material en la medida de lo posible. Puede hacer esto:
  • Revisando los detergentes y los productos de mantenimiento que ya tiene en su hogar. Si dicho producto contiene la sustancia, deje de usarlo o tome precauciones para limitar la exposición, por ejemplo, usando guantes. 
  • Cuando compre un producto, revise siempre la etiqueta para ver si contiene la sustancia a la que es alérgico. Consulte la página web del fabricante o de la marca para obtener la lista completa de ingredientes.
  • También puede llamar o escribir al servicio al consumidor del fabricante para obtener más información sobre los ingredientes específicos de sus productos.

Las irritaciones de la piel a menudo presentan síntomas similares a las reacciones alérgicas (por ejemplo, enrojecimiento o picazón). Están estrictamente limitados a esa área de la piel que entra en contacto con la sustancia irritante. Las irritaciones son fundamentalmente diferentes a las reacciones alérgicas: se manifiestan en minutos o en unas pocas horas después del contacto con la sustancia irritante de la piel, incluso sin exposición previa. Las sustancias irritantes de la piel generalmente necesitan estar presentes en concentraciones más altas para causar irritación.

El lavado de la ropa y la limpieza de los espacios habitables contribuyen decisivamente a reducir los riesgos de alergia en el entorno de vida de las personas alérgicas. Un ejemplo es la reducción de alérgenos de los ácaros del polvo doméstico, que se producen particularmente en la ropa de cama y los colchones.

Lea más sobre los ingredientes y alérgenos